Comunicación
Social

El pasado jueves 20 de octubre se llevó a cabo, por parte de la Comisión de Participación Ciudadana del Instituto Electoral del Estado de México, que actualmente presido, la premiación de quienes granaron el Concurso Crónicas Electorales IEEM 2022. Es el primer concurso de este tipo que se dirige a un grupo de la sociedad muy importante, como lo son los adultos mayores.

 

Al leer cada una de las crónicas y ver los obstáculos que enfrentaron en cada rubro, no pude dejar de pensar en la importancia que las personas adultas mayores deben tener en la sociedad y el papel que, sin duda, jugarán como parte del electorado y/o funcionario electoral en la elección a la Gubernatura 2023.

 

De acuerdo con el Censo de Población y Vivienda del INEGI 2020, los adultos mayores son 15,142,976 personas, que representan 12.02% de la población total del país. En el Estado de México hay 1,919,454, que representan 11.30% de la población total de la entidad. Los cinco municipios que cuentan con mayor población son: Ecatepec, Nezahualcóyotl, Naucalpan, Tlalnepantla y Toluca.

 

Es un grupo que ha vivido la evolución de la democracia en el país, muchos de ellos vieron materializada la transición democrática en el ámbito nacional, cuando el PRI perdió como partido hegemónico en todas las instancias de gobierno: control y determinación de gobernadores, diputados, senadores y hasta presidentes municipales con el arribo de los gobiernos del PAN que lucharon por ser reconocidos como minoría y grandes críticos del PRI. En 2012 vieron también el regreso del PRI a la presidencia, y en 2018, de nueva cuenta, presenciaron una nueva alternancia con el arribo de MORENA.

 

Hoy en día existe una estrecha relación entre las personas adultas mayores y la pobreza. De acuerdo al informe del CONEVAL en su apartado Pobreza y personas mayores en México, la concentración de la población de 65 años o más en situación de pobreza expresa que más de la mitad se ubicaba en siete entidades: Estado de México, Veracruz, Oaxaca, Puebla, Chiapas, Jalisco y Guanajuato. [1]

 

Es un grupo que vive la discriminación en diferentes rubros: el acceso a créditos de vivienda, la falta de acceso al sistema bancario, el maltrato y violencia, los obstáculos en los cuidados paliativos son solo algunos de ellos.

 

Seguramente en el proceso electoral que iniciará en 2023 se podrán observar las propuestas a la ciudadanía mexiquense en este rubro. Y evitar lo que la literatura sobre el clientelismo político en México refiere que confirma que la utilización de programas sociales con esos fines tiene una larga y fuerte tradición y que esta práctica se ha modificado con el paso del tiempo, con una tendencia a la reducción de la coacción y una persistencia de acciones de compra de votos a cambio de acceder a programas sociales[2], lo que no es deseable en una democracia.

 

[1] Datos obtenidos de CONEVAL

[2] Fox, 1994; Cornelius, 2002; et al.

El pasado 10 de octubre el Consejo General del IEEM aprobó el Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal 2023. Será el gasto que se erogará para la elección de Gobernador o Gobernadora cuya jornada electoral será el 4 de junio de 2023.

 

El presupuesto y su elaboración son actos que deben ser explicados a la ciudadanía materializando principios de máxima publicidad y de rendición de cuentas, sobre todo, al ser recursos públicos los que se ejercen. Dentro del mismo se contemplan el financiamiento público de los partidos políticos para sus actividades permanentes y específicas, así como para la obtención del voto 2023, lo que representan 46.2 % del total del presupuesto. También los pagos de salarios de todo el personal del Instituto, consejeras y consejero electorales que, junto con el secretario ejecutivo, tomamos las determinaciones en materia electoral en la entidad.

 

El presupuesto es un plan numérico que se anticipa a las operaciones que se pretenden ejecutar, sus objetivos son la previsión, planeación, organización, coordinación, dirección y control, sin embargo, no puede pasar inadvertida por quienes formamos parte del Instituto, ni por los actores y actoras políticas que, una de las quejas más recurrentes de la ciudadanía es el alto costo que implica la organización de las elecciones.

 

La mayoría del electorado expresa que, sus demandas en diferentes rubros los cuales van desde la efectiva tutela de sus derechos humanos hasta los temas de servicios públicos en sus comunidades, no han logrado ser satisfechos. Son motivos suficientes por los que consideran que, si bien las elecciones son el mecanismo que se tiene para dar continuidad a los gobiernos que cumplen, castigar a quienes han incumplido o simplemente decidir el cambio de representantes, también es cierto que el alto costo que implica la organización de estas no es acorde con la realidad que día a día se vive.

 

Algunas cifras nos permiten dar cuenta que del total de los y las mexiquenses, solo 33.5% está satisfecho con los servicios públicos provistos por los municipios en los que reside y en cuanto al nivel de confianza de la ciudadanía sobre las Instituciones únicamente 5.1% tiene mucha confianza en el gobierno estatal y 24.6% le tiene mucha desconfianza; 2.2% tiene mucha confianza en los partidos políticos y 37.1% les tiene mucha desconfianza; en el caso de los Institutos Electorales 6.4% tiene mucha confianza en ellos y 15.6% mucha desconfianza1 lo que significa que aproximadamente 6 de cada 100 personas tiene mucha confianza en ellos. Datos sin duda que nos obligan a rendir cuentas de nuestro actuar y a ser sensibles a las demandas ciudadanas.

 

1 Encuesta Nacional de Calidad e impacto Gubernamental (ENCIG 2021) (INEGI)

 

En México, cerca de 5 millones de personas se autoidentifican con una orientación sexual e identidad de género LGBTI+. El Estado de México es la entidad federativa que cuenta con el mayor número de personas que se autoidentifican LGBTI+, aproximadamente 489,594.[1]

 

A pesar de ello, no se encuentran representadas en el ámbito legislativo y jurisdiccional. La entidad es una de las 6 en todo el país que no ha reconocido el matrimonio igualitario y que no tiene ninguna acción afirmativa que les permita acceder a cargos de elección popular sin discriminación.

 

A diferencia de lo que ocurre a nivel federal, en donde el INE implementó una acción afirmativa para personas de la diversidad sexual y 21 institutos electorales del país también lo hicieron, el IEEM no generó ninguna; por lo que tendremos que construir una ruta para trabajar colegiadamente en este tema y contar pronto con una propuesta que nos permita generar esa acción afirmativa.

 

El machismo[2] como parte de la cultura patriarcal es en gran medida lo que genera esta resistencia que, lamentablemente, no es exclusiva de hombres, sino también de algunas mujeres que, en conjunto, impiden la materialización de los derechos humanos entre los que se encuentran los político-electorales de la comunidad de la diversidad sexual.

 

Esta es una realidad en la que debemos comprender que la diversidad sexual y de género se refiere a todas las posibilidades que tienen las personas para expresar y vivir su sexualidad, sus preferencias u orientaciones e identidades sexuales y de género. Los Estados deben reconocer legalmente la identidad de género de las personas.

 

Que las personas no binarias son aquellas que no se sienten identificadas con ninguno de los términos de la dualidad tradicional entre lo femenino y lo masculino de la sociedad. Su identidad autoasignada no se percibe totalmente femenina o masculina[3], y que también, deben tener garantizado el respeto a sus derechos en todas las dimensiones.


Aguascalientes ha marcado un precedente, al haber designado por primera vez a un Magistrade no binario en el Tribunal Electoral, quien lo logró a través de un Juicio para la Protección de los Derechos Político Electorales.

 

En nuestra entidad estos vacíos que prevalecen en las instituciones del Estado deben cambiar y ajustarse a la realidad. Los grupos históricamente discriminados comenzarán a cobrar relevancia en los próximos meses, pues han exigido durante décadas ser escuchados. Es justo y obligatorio que sus derechos efectivamente se materialicen: son parte de nuestra sociedad, son parte de la ciudadanía.


[1] Encuesta Nacional sobre Diversidad Sexual y de Género (ENDISEG) 2021

[2] Glosario para la igualdad. Instiituto Nacional de la Mujeres

[3] Guía para la acción pública contra la homofobia. México, Conapred, 2012, p. 15.

 

Lunes, 03 Octubre 2022 09:00

La libertad de expresión

La libertad de expresión, lo deben tener muy claro quienes atentan contra ella, es un derecho fundamental reconocido en la Declaración Americana sobre los Derechos y Deberes del Hombre, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto de los Derechos Civiles y Políticos, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la del Estado de México en su artículo 5º.

 

Es la piedra angular de la democracia, pues para conformar una sociedad libre y democrática es necesario que esta esté suficientemente informada.

 

La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha expresado que la consolidación y desarrollo de la democracia depende de la existencia de libertad de expresión, la cual es inherente a todos los seres humanos sin excepción, no se puede suprimir y es indivisible e interdependiente de todos los derechos humanos, esto significa que su progreso facilita el avance de los demás, lo mismo que su privación afecta negativamente al resto de los derechos.

 

¿Se puede limitar la libertad de expresión?

 

No, no se puede. Limitarla o censurarla es un signo negativo y contrario a la democracia.

 

Los Estados están obligados a respetarla y protegerla tomando medidas proactivas y positivas para su pleno ejercicio. La excepción a este derecho sólo se da cuando exista un peligro real e inminente que amenace la seguridad nacional y debe estar previsto en la ley.

 

Es un derecho de todas las personas. No es exclusivo de un grupo, se ha confundido que es solo para periodistas por ser quienes juegan un rol crucial en la sociedad y que lamentablemente en muchos casos han sido asesinados por expresar sus ideas; sin embargo, el derecho es universal.

 

El peligro de la censura por parte del Estado

 

Es claro que la libertad de expresión es necesaria en todo proceso democrático. El Estado de México está a tres meses de iniciar el que será un proceso de renovación de la Gubernatura [antesala del proceso federal 2024].

 

Es muy peligroso y alarmante que en estos tiempos se ataque y limite el derecho de libertad de expresión por cualquier medio, se obstaculice el libre debate de ideas y opiniones, sobre todo si este tipo de conductas vienen de quienes detentan el poder del propio Estado.

 

La información es poder y la ciudadanía exige y tiene derecho a tener información de todo lo que impacta en la vida democrática de un estado altamente politizado en donde se organiza ya el proceso electoral.

 

Violan la libertad de expresión, la censura, la interferencia o presión directa o indirecta sobre cualquier expresión, opinión o información difundida a través de cualquier medio de comunicación oral, escrito, artístico, visual o electrónico.

 

Habrá que poner suma atención para que estas actitudes represoras se condenen y dejen de suceder. Ya suficiente sombra gris se carga históricamente.

Martes, 27 Septiembre 2022 09:00

Democracia y Derechos Humanos

Una joven mujer cruzando la calle con el cabello suelto y un velo rosa en las manos, nos deja ver y sentir un halo de esperanza y de fuerza.

 

La muerte de Mahsa Amini la joven iraní de 22 años que fue brutalmente asesinada por la policía de la moral en su país, obliga que los ojos y conciencias de todo el mundo estemos volcadas en manifestar nuestra sororidad, solidaridad y rechazo total a conductas que son contrarias a la condición humana y que nos hacen reflexionar sobre la necesidad de seguir replanteando la forma en la que los regímenes políticos se viven en el mundo entero.

 

Así como el totalitarismo y la autocracia deben ser erradicados por completo con los fanatismos religiosos y la doble moral que manejan, también está la necesidad de reflexionar sobre la democracia, que pese a ser contraria a los antes descritos pasa hoy en día por momentos de quiebre en varios de los ideales y fines propios de ella.

 

La limitación al poder con reglas claras para lograr igualdad, justicia, un estado de derecho que respete y garantice los derechos humanos y la libertad en sus diferentes vertientes, son valores y principios que han pasado por momentos duros en los que el incorrecto ejercicio del poder ha aniquilado a millones de seres humanos, coartando y vulnerando su dignidad.

 

Qué decir de las mujeres que como género hemos estado por siglos sin ser parte de las decisiones públicas y de poder, mujeres que han luchado y han puesto su vida de por medio para manifestar no solo la violencia sino la omisión total de derechos y libertades que laceran la dignidad y calidad de personas y ciudadanas.

 

Las mujeres de Irán son un ejemplo de lo que nuestro género ya no está dispuesto a tolerar.

 

La democracia es lo mejor que tenemos hasta el momento. Karl Popper decía que como forma de gobierno, nos permite sacudirnos de los malos gobiernos sin tener que disparar un tiro o castigar sin matar; sin embargo, actualmente vemos que de acuerdo con el índice de Democracia de The Economist se refleja que menos de la mitad de la población del planeta, cerca del 45%, vive en algún tipo de democracia y que cerca de un 37% de la población mundial está gobernada por un régimen autoritario.

 

Aunado a ello, el estado de la democracia a nivel global de acuerdo con los datos de 2021, arroja que la media se encuentra en 5.21 de una escala de 0 a 10.

 

Estos datos nos obligan a pensar y evaluar la forma en la que se materializan los derechos humanos en los estados de derecho que son parte del régimen democrático.

 

Entender que los derechos humanos como dice Ernesto Garzón Valdés[1] son derechos básicos que resultan necesarios para la realización de cualquier plan de vida, es decir, indispensables para que cualquier persona pueda actuar como un agente moral autónomo. Avancemos sin retroceder.

 

[1] Ernesto Garzó Valdés, Derecho. Ética y política, Madrid, CEC.

Página 11 de 29

Conéctate